Translate

jueves, 29 de noviembre de 2018

Más allá del servicio…

María José Molina Zambrano

Estudiante de quinto semestre
Gobierno y Relaciones Internacionales
Universidad Externado de Colombia
Voluntaria Universitaria en la Cruz Roja Colombiana Seccional Cundinamarca y Bogotá



“Nada es tan fuerte como el corazón
 de un voluntario.” – Jimmy Doolittle

Durante el segundo semestre del 2018, tuve la oportunidad de hacer parte de un voluntariado universitario con la Cruz Roja Colombiana, específicamente en la Seccional de Bogotá y Cundinamarca. Hice parte de los voluntarios juveniles dentro de la institución y a lo largo de este tiempo, tuve la oportunidad de participar en diversas actividades que iban encaminadas a los ejes de acción que tiene esta seccional: vida, medio ambiente, paz y vida escolar.
Jornadas de limpieza como la Jornada Mundial de la Limpieza, la cual fue realizada a nivel mundial con el fin de generar consciencia social acerca de la importancia de preservar el medio ambiente y respetar los espacios públicos dejándolos en el mejor estado posible, por el ambiente, por los otros y por nosotros mismos fue una de las actividades en las que, como voluntaria universitaria de la Cruz Roja Colombiana, tuve la oportunidad de participar. 
A su vez, tuve el privilegio de dar apoyo en el Instituto Distrital para la Protección de la Niñez y la Juventud (IDIPRON) en el cual, a través de talleres, trabajamos con niños, adolescentes y jóvenes que están en situaciones de vulnerabilidad, bien sea porque son consumidores de droga, porque habitan en la calle, porque están en riesgo de habitarla, o porque están en condiciones de fragilidad social. La tarea que desempeñamos fue la de apoyar al IDIPRON en su programa de desarrollo de las capacidades de estos jóvenes para que reconocieran que ellos también son transformadores y ciudadanos y por ende tienen unos derechos y unos deberes. En esta ocasión, les hicimos énfasis en temas como la convivencia, el respeto, las normas y la paz, escuchando sus historias, adaptando estos temas a sus contextos y dándoles herramientas para que puedan salir a sus realidades y ser transformadores.
Por otra parte, ya desde un área más técnica y de investigación, tuve la oportunidad de participar en la creación de un proyecto que está encaminado a la construcción de una huerta en el colegio Nicolás Gómez Dávila – Sede B ubicado en el barrio San Francisco, en la ciudad de Bogotá. El objetivo del proyecto es generar un sentido de pertenencia dentro de la comunidad educativa, incluyendo a sus familias, por medio de la construcción de una huerta, en la cual todos participarán activamente para conformarla y pasado el tiempo, también adquirirán el compromiso de cuidarla.
Resulta de vital importancia que esta comunidad se sienta parte de algo, es por ello que junto con mi grupo de trabajo de la Cruz Roja Colombiana pensamos que esta iniciativa sería la forma idónea para delegarles responsabilidades y a su vez permitirles adquirir un sentido de pertenencia al dejarles algo de ellos y para ellos. Sin embargo, esta es una prueba piloto y por ahora, solo está plasmado en el papel. La idea es que el próximo año, haciéndole los ajustes correspondientes se pueda poner en marcha el proyecto con la comunidad educativa del colegio Nicolás Gómez Dávila – Sede B.
Hacer parte de este voluntariado fue una experiencia maravillosa, no solo porque puse a prueba un poco de lo que he aprendido a lo largo de mi carrera, sino porque, además, tuve la oportunidad de salirme un poco del ámbito académico y servirle a los demás. Amo a mi país, mi deseo es servirle, y sin lugar a dudas, con oportunidades como la del voluntariado tuve la posibilidad de reafirmar mis convicciones y las ganas que tengo de salir lo mejor preparada de mi casa de estudios, el Externado, para dar todo de mí a un país que necesita tanto de nosotros, mi querida Colombia.
A continuación, dejo una foto que retrata lo que fue la Jornada Mundial de la Limpieza.



martes, 27 de noviembre de 2018

Redescubriendo el campo de las relaciones internacionales




Maira Alejandra León López
Estudiante VIII semestre
Programa de Gobierno y Relaciones Internacionales
Facultad de Finanzas, Gobierno y Relaciones Internacionales
Voluntaria en RedIntercol


Mi experiencia en el voluntariado en RedIntercol me ha aportado mucho a mi experiencia tanto laboral como personal, durante mi voluntariado tuve que desempeñar distintas tareas tales como manejo de redes sociales y de investigación como entrevistas y documentos académicos de interés para el campo de las relaciones internacionales en Colombia.

La experiencia de RedIntercol me ha ayudado a ampliar diferentes campos,  trabajar en equipo y potencializar los lazos de relacionamiento  conjunto, así mismo me ayudó a entender el funcionamiento de la comunidad académica y los espacios de discusión respecto a distintas coyunturas mundiales.

De igual forma esta experiencia de voluntariado aportó a mis conocimientos de distintas áreas en el fortalecimiento del campo de las relaciones internacionales, aunque me hubiera gustado que las tareas asignadas fueran más variadas y más organizadas con el fin de obtener una mayor participación, dentro de la comunidad de de profesionales colombianos que hacen parte de  RedIntercol.

No obstante, lo anterior el voluntariado tiene grandes objetivos y aporta en gran medida a la experiencia de los estudiantes de gobierno, finanzas y relaciones internacionales, en temas que están estrechamente relacionados con los temas desarrollados a lo largo de la carrera. Por lo anterior, considero que este voluntariado debe seguir realizándose en los próximo semestre, teniendo en cuenta las mejoras ya mencionadas considero que es una experiencia que todos lo estudiantes que deseen profundizar en la parte académica de las relaciones internacionales deben hacer.



Foto: En la foto la estudiante Maira Alejandra León, quien desarrolló su voluntariado en la REDINTERCOL

Más allá del escritorio



Jenny Fernanda Ardila Bedoya
Estudiante VIII semestre
Programa de Gobierno y Relaciones Internacionales
Facultad de Finanzas, Gobierno y Relaciones Internacionales
Voluntaria en Redintercol

Durante este semestre yo realicé un voluntariado con la Red Colombiana de Relaciones Internacionales (RedIntercol). Mi tarea con esta organización se basó en la participación en las redes sociales, enviando noticias y eventos relacionados con temáticas de Relaciones Internacionales. Además, asistí a la semana de Relaciones Internacionales en la Universidad Jorge Tadeo Lozano, a una charla sobre la labor de la Comunidad Internacional en el postconflicto. Por último, hice algunas grabaciones a dos integrantes de la RedIntercol y profesores de la Universidad Externado De Colombia (Pío Quinto y Paula Ruiz), en los cuales se proponían algunas temáticas de interés internacional y se invitaba a la comunidad estudiantil de las universidades en Colombia a seguir las redes sociales de RedIntercol.

Este voluntariado me sorprendió de forma positiva y negativa. En primer lugar, esta experiencia me permitió conectarme con el mundo de las relaciones internacionales de una forma diferente, al estar más enterada de las noticias y situación coyuntural del sistema internacional. Adicional a esto, me brindó oportunidades de destacarme en algunos seminarios de relaciones internacionales al manejar mayor y mejor información que mis compañeros.

Me gustó que nuestra anfitriona (María Daniela) es una estudiante, lo cual nos ayudó a tener un horario y una serie de actividades más flexibles y que la agenda se acomodara a nuestras situaciones, puesto que comprendía nuestras cargas académicas y de esta forma priorizaba.



Sin embargo, al entrar en un voluntario me imagine que el campo de acción sería más amplio de lo que de verdad fue; es decir, me hubiera gustado no solamente manejar redes sociales, sino asistir a eventos e interactuar de formas más cercana con la organización. También, me hubiera gustado tener una mayor presencia e importancia en labores en la misma entidad.

Mis recomendaciones para este voluntariado van dirigidas a la mejora en la oferta y las labores a realizar por el voluntario, ya que un estudiante aplica a un voluntariado por una experiencia que nos permite salir de la zona de confort, del entorno académico a uno mas profesional, y nos brinde innovación en conocimientos. Al participar en este voluntariado, no aprendí tanto como quería, y no participé en actividades extras que me aportaran a mi crecimiento. Por esto, considero necesario aplicar rigurosidad a los contenidos que se van a aplicar en cada voluntariado, para que existe conocimiento de las actividades y las tareas verdaderas a las cuales se va a dedicar el voluntario.





Un voluntariado de aprendizajes y nuevas experiencias


María Paula Durán Romero
Estudiante IX Semestre 
Finanzas y Relaciones Internacionales
Facultad de Finanzas, Gobierno y Relaciones Internacionales
Voluntaria en Redintercol

Este segundo semestre de 2019 hice parte del Programa de Voluntariado FIGRI en la Red Colombiana de Relaciones Internacionales, RedIntercol.

El principal objetivo al entrar al voluntariado fue lograr aprender y aportar alguna habilidad o conocimiento a la organización. Asimismo, involucrarme en el área de Relaciones Internacionales, elaborando algunas entrevistas con profesionales y leyendo información coyuntural de la misma. Teniendo esto, lo que buscaba era poder aportar un pequeño grano de arena, poder ayudar con mis conocimientos, habilidades y disponibilidad a la organización.





Cabe resaltar que, con el voluntariado, no buscaba homologar algún seminario opcional (como nos permite la universidad hacerlo por ser parte del grupo de voluntarios), sino hacer parte de algo importante, de adquirir una nueva experiencia, de conocer nuevas personas y nuevos temas. El objetivo era hacer el voluntariado con el simple hecho de poder ayudar a los demás sin nada a cambio, del cuál es algo incierto. Pienso que con un voluntariado se recibe más de lo que se puede dar.

Entonces bien, con esta experiencia, siendo un voluntariado académico con la organización RedIntercol, las labores estuvieron basada en aportar información relacionada con temas coyunturales o de debate cercanas al área de las Relaciones Internacionales. Asimismo, aportar a las redes sociales de la organización, logrando mayor interés de usuarios y seguidores; y elaborar algunas entrevistas a miembros de la organización y profesionales de temas del área de estudio.

Por otro lado, como recomendación es importante la disponibilidad y disposición por parte de la representante de los voluntarios de la organización. Es entendible las obligaciones externas que tiene cada quien; sin embargo, se debe asumir la responsabilidad y obligaciones dentro de la organización. Asimismo, la exigencia y distribución de tareas diarias o semanales para cumplir con las expectativas; en muchas ocasiones la información que nos pedían para las redes sociales no era publicada. Por último, se cumplió con la labor de nosotros los voluntarios dirigida por la representante. No obstante, las tareas no fueron suficientes para alcanzar las horas estipuladas como voluntarios en la organización. Es por esto, como recomendación, debe haber un mayor orden para no perjudicar las expectativas iniciales tanto de los voluntarios como de la organización.


viernes, 23 de noviembre de 2018

El baile como instrumento de trasformación social

María Camila Cárdenas
Estudiante de octavo semestre
Finanzas y Relaciones Internacionales
Facultad de Finanzas Gobierno y Relaciones Internacionales
Voluntaria en la Fundación Vive Bailando


Vive Bailando es una fundación que nació en el 2014, gracias a la idea de Clemencia Vargas (bailarina profesional), de usar el baile como instrumento de formación o transformación en los jóvenes de nuestro país. La fundación cuenta con 4 líneas de acción: intervenciones sociales, talleres, eventos y la academia. La fundación Vive Bailando y soñando junto con la academia Vive Bailando son agentes de transformación social.

Durante 4 años la fundación ha tenido diferentes proyectos en todo el país donde ha logrado involucrar a los jóvenes con el baile para también trabajar temas de embarazos a temprana edad, los puntos negativos del consumo de droga, estimular la disciplina, trabajar problemas psicológicos con cada uno de ellos durante el programa y después de la finalización de este.

Los jóvenes involucrados se presentan en los eventos organizados por las diferentes compañías aliadas, lo que les permite tener una visión y una motivación de sueños y metas que pueden llegar a cumplir, gracias al baile. Ellos también reciben diferentes cursos interdisciplinares durante el proyecto, dándoles una orientación vocacional.




Foto: En compañía de Clemencia, previa a una clase en la academia.

Yo tuve la oportunidad de trabajar con la academia, creada para hacer sostenible los proyectos de la fundación. De esta manera, no dependerá de la cooperación externa internacional. Actualmente se reciben ayudas de la Organización de Estados Americanos (OEA), el Banco Mundial, compañías como WeWork, FEMSA, entre otros.

Durante mi voluntariado tuve la oportunidad de aplicar conocimientos y conceptos de materias como diseño de modelos financieros y análisis financiero para la elaboración de los informes de gestión, asistencia, capacidad instalada y de ventas.

Agradezco mucho que hayan depositado en mi la confianza sobre todos los informes que les ayudé a montar y les presenté.   

Durante mi experiencia aprendí a estructurar la información, teniendo en cuenta los requerimientos y las necesidades que tenían con cada informe a ser más dinámica con base a la información que tenia para aplicarla en los informes. Me ayudó a ser más disciplinada con mi tiempo, ya que eran 8 horas semanales lo que limitaba y me ayudaba a no procrastinar tanto, también pude asistir a clases de baile en la academia que tiene bailarines increíbles lo que me ayudó a trabajar en un reto personal que es bailar bien. Realmente aprendí muchísimo más de lo que yo les pude enseñar. Me sorprendió observar la alegría de los niños que son beneficiarios de las experiencias que ofrece la fundación porque son niños y niñas de diferentes lugares del país que tienen experiencias emotivas que los enriquecen con vivencias únicas que les transforman la vida. 

Es impresionante ver como las personas tienen la capacidad de ayudar a otras y ser agentes de transformación social desde las acciones más pequeñas y que estas acciones pueden afectar positivamente en el desarrollo de la sociedad. Personalmente, antes de hacer el voluntariado pensaba que lo que yo sabía era obvio y que casi todo el mundo lo debería saber, que mi óptica era la única que consideraba, pero fue después de esta experiencia que dejé de ser tan miope frente a diferentes perspectivas y entendí que lo que yo veo o cómo yo lo entiendo no es la misma manera que la otra persona lo entiende o lo vé.

Aprendí todos los días soy y tengo a mi alrededor agentes de transformación, entendí que debo ser más cuidadosa de lo que yo le estoy transmitiendo a la sociedad, a ser más consiente que si todos nos aportamos conocimientos mutuamente podremos construir una sociedad maravillosa y sin tantos estándares que nos limitan a ir más allá de lo que podemos, a no vivir con miopías y estigmas sociales y que todas las personas que me rodean tienen algo por enseñarme.

A manera de recomendación, la academia podría tener un mejor manejo con los datos de los clientes. Estoy segura que si la organización mantiene la información sistematizada y actualizada, es más fácil realizar de manera eficiente y oportuna algunos informes. Pero en general, les agradezco por confiar en mí. Las habilidades que tengo y desarrollo y, las capacidades que he construido durante mis 8 semestres universitarios. 

Experiencia de voluntariado en la fundación que transforma la vida de niños y jóvenes colombianos

Angely Palacios Pedroza
Estudiante de octavo semestre de Finanzas y Relaciones Internacionales
Facultad de Finanzas, Gobierno y Relaciones Internacionales
Voluntaria en Fundación Vive Bailando


Durante el segundo semestre de 2018 realicé el voluntariado propuesto por FIGRI en la Fundación Vive Bailando y Soñando. En esta organización fui apoyo del área de dirección administrativa, a cargo de la Clara Morales, quien fue la encargada de ser mi anfitriona durante el desarrollo de mi voluntariado.

Las labores que desempeñé fueron: el realizar la relación de pagos semanalmente, la organización y presentación de las adquirencias o las ventas con tarjeta de crédito/débito, la inscripción de proveedores y la organización de los archivos físicos de la Fundación.




Foto: Tomada en la oficina de Vive Bailando mientras adelantaba mi voluntariado.



Esta fue una de las experiencias más enriquecedoras de mi carrera dado que me permitió tener el primer acercamiento con el mundo laboral. Así, fue una oportunidad que me permitió aplicar los conocimientos adquiridos a lo largo de la carrera, dado que la utilización de Excel fue indispensable para el desarrollo de los modelos que propone la organización. 

De esta manera, el voluntariado es la mejor manera de poner en práctica y aplicar las herramientas teóricas vistas en durante mi carrera en la Universidad.


Por otra parte, es una experiencia enriquecedora a nivel personal dado que me permitió conocer más a profundidad el objeto social que desarrolla la Fundación. Así mismo, al involucrarme en la parte administrativa, pude entender el impacto que puede tener el baile en la vida de miles de niños y jóvenes que se encuentran en situación de vulnerabilidad.

Igualmente, aprendí sobre el funcionamiento de cada uno de los proyectos tiene la Fundación, en diferentes ciudades del país como Montería, Buenaventura, Barranquilla, Madrid y Mosquera. E incluso en localidades de Bogotá como Fontibón. En cada uno de estos lugares, la Fundación utiliza el baile como medio de transformación, mostrándoles a niños y jóvenes alternativas de vida diferentes a la drogadicción o el vandalismo.



Foto: Tomada en la Academia Vive Bailando, en Bogotá. 

Por último, la Fundación permite a todos sus voluntarios tomar clases en la academia y apoyar directamente los proyectos que desarrolla en la ciudad. Por esta razón, al ser voluntaria de la Fundación, también pude desarrollar mis habilidades en el baile y asistir a clases con bailarines profesionales.

Una experiencia profesional


Laura Julieth Morales Rojas
Estudiante VIII Semestre
Finanzas y Relaciones Internacionales
Universidad Externado de Colombia
Voluntaria en ViveBailando


El día 02 de agosto de 2018, inicié mi voluntariado en la organización Vive Bailando. Durante este semestre, estuve asistiendo a las instalaciones de la organización con una frecuencia de dos veces a la semana para realizar mis labores encomendadas a cargo de mi jefe Gabriel Aparicio.

En ese lapso de tiempo, pude fortalecer mi responsabilidad desde un ámbito profesional ya que, por un lado, tenía que cumplir un horario y por el otro, debía realizar eficientemente mis tareas asignadas, las cuales eran alimentar un presupuesto con los gastos que se tenían planeados que respaldaba la labor de la organización; proyectos alrededor del país como Barranquilla, Mosquera, Madrid, Bucaramanga, entre otros, y analizar de igual manera su procedimiento y la viabilidad de la inversión.



Foto: Equipo de ViveBailando en el área de proyectos y la voluntaria.



El ambiente en mi lugar de de realizar estas actividades de voluntariado siempre fue de unión y compañerismo, añadiendo que todos los miembros de la organización contaban con la mejor disposición para resolver las dudas que me surgían o para orientarme en lo que tenía que hacer. Sin embargo, para poder realizar mis actividades debía llevar mi computador personal, factor que no me gustó ya que después, debía recibir clase hasta las 9 de la noche en la sede de la Universidad Externado de Colombia y cargar con el computador aumentaba el riesgo para mí.

En ocasiones, el orden en las asignaciones de actividades no era clara y tampoco había aviso si mis jefes iban a estar por fuera de la oficina o si me dejaban labores a cargo. Pero esto ocurrió muy pocas veces.

El voluntariado profesional permitió poner en practica mis habilidades en herramientas como Excel, mejorar aspectos de comunicación y trabajo en equipo, así como tener un crecimiento no solo profesional sino también personal.

Siempre había querido ayudar a la sociedad, de aportar mi granito de arena desde mi conocimiento y lo que he adquirido con el transcurrir de los días en la universidad y esta experiencia permitió cumplir mi meta.

Culminé el voluntariado con la satisfacción de saber que indirectamente ayudé a cientos de niños del país que por medio del baile buscan salir o evitar caminos corrosivos, para su sano crecimiento y que brindan una esperanza de ser mejores personas.